CONTEXTOS/ Salud cerebral en nuestros días

C&Q
C&Q
4 Min Read

Por Teófilo Benítez Granados, Rector del Centro de Estudios Profesionales en Ciencias Jurídicas y Criminológicas (CESCIJUC)

Durante mucho tiempo la salud mental fue ignorada. Hoy se trata de rescatar en medio de profundos mitos, discriminación y sesgos.

La salud cerebral de una persona está determinada en gran medida por los entornos sociales, económicos y físicos en los que vive. A nivel mundial, las personas tienen un acceso desigual a la atención. Las barreras de acceso incluyen la falta de disponibilidad, el estigma y la discriminación.

E los países de ingresos bajos y medios, solo una cuarta parte de las personas con afecciones de salud cerebral reciben tratamiento, en comparación con alrededor del 65 por ciento en los países de ingresos altos.

- Advertisement -

También hay variaciones culturales y geográficas en la forma en que las personas perciben, expresan y hacen frente a las condiciones de salud cerebral. Incluso las poblaciones dentro de los países o comunidades pueden experimentar condiciones de salud cerebral de manera diferente: las creencias culturales sobre la salud mental, los roles de género y la dinámica comunitaria afectan la percepción y la respuesta a la salud mental, así como la recuperación.

La salud cerebral también es significativa en condiciones económicas: las condiciones de salud cerebral cuestan a la economía mundial un estimado de 2.5 billones de dólares anuales, y se proyecta que ese número aumentará a seis billones de dólares para 2030.

Los empleadores son partes interesadas importantes en el ecosistema de la salud del cerebro. Tienen un impacto significativo en la vida y los medios de subsistencia de las personas. Para muchos jóvenes, a medida que envejecen e ingresan a la fuerza laboral, pueden comenzar a experimentar factores estresantes sociales que podrían predisponerlos aún más a problemas de salud cerebral.

Una encuesta global reciente de MHI encontró que, en promedio, tres de cada cinco empleados informan haber experimentado al menos un desafío de salud mental durante sus carreras, y los lugares de trabajo tóxicos solo aumentan el estrés, conducen al agotamiento, que se correlaciona con el desgaste. Además del costo de reemplazar a los empleados, las tasas más altas de ausentismo y la disminución del compromiso organizacional pueden afectar negativamente a una empresa.

En muchos casos, las condiciones de salud cerebral no se diagnostican ni se tratan. Pero hay pruebas sólidas de que las intervenciones pueden ayudar no solo a tratar sino también a prevenir algunas afecciones de salud cerebral. Estas intervenciones pueden incluir psicoterapia, tratamientos preventivos o conductuales, medicamentos, apoyo social y herramientas digitales. Y, en muchos casos, cuanto más temprana es la intervención, más eficaz es para minimizar el sufrimiento individual y los costos para la sociedad.

Estas intervenciones pueden implementarse en una amplia gama de entornos y por diferentes tipos de profesionales. Los entornos pueden incluir hospitales, clínicas, centros comunitarios de salud mental, escuelas, universidades, lugares de trabajo y hogares de personas. Los tipos de profesionales involucrados pueden incluir psiquiatras, psicólogos, consejeros, terapeutas, trabajadores sociales, enfermeras, curanderos tradicionales, proveedores laicos capacitados y especialistas en apoyo de pares.

La salud del cerebro está profundamente interconectada con la salud social, espiritual y física. Un cuerpo sano protege una mente sana. Hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente, controlar el estrés, fomentar las conexiones sociales y mantener una dieta saludable puede ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo. Y algo es crucial: es impostergable poner el cerebro en el centro de las políticas públicas. El cerebro es esencial para construir sociedades más sanas.

TAGGED: ,
Share this Article
Leave a comment